Consejos para llegar bien a las carreras después de un largo vuelo

Son muchos los corredores de montaña que dedican su vida entera a participar en diferentes competencias alrededor del mundo. Lo cual implica viajar constantemente a la vez que seguir entrenando a un nivel de alto rendimiento. Estos competidores no llevan una vida sencilla, todo requiere mucho esfuerzo y dedicación. Viajar implica no tener una buena rutina de sueño, esperar en interminables filas o estar sentado durante largos periodos de tiempo; además del jet lag o síndrome transoceánico producido por los diferentes husos horarios.

Pero ¿cómo logran estos deportistas sortear estos obstáculos y encontrarse en óptimas condiciones ante cada carrera? A continuación, se podrá leer una lista de consejos que estos deportistas siguen al pie de la letra, para dar lo mejor de sí en cada carrera.

  • Hidratación: Mantenerse hidratado durante los vuelos es tan importante como hidratarse durante las carreras. En ambos momentos uno puede olvidarse de beber, sin darse cuenta que el cuerpo se deshidrata rápidamente, lo cual lleva a la fatiga extrema, mareos y pérdida de conciencia. Es imprescindible llevar agua durante los vuelos, al igual que beber antes y después del viaje.
  • Sentarse en el pasillo, garantizará mayor movilidad: al no tener que pedir permiso constantemente, uno puede levantarse cuantas veces quiera. Realizar pequeños ejercicios de movilidad y estirar las piernas. Esto, junto a unas buenas medias de compresión, evitará calambres especialmente después de una carrera.
  • El tiempo de espera puede utilizarse positivamente: es decir, al igual que cuando uno corre, nunca debe pensar en cuán larga es la subida. Nunca piense cuán larga será la espera o el vuelo. En vez de eso, piense en las cosas que siempre pospone porque no tiene tiempo de hacerlo: leer ese libro que usualmente queda de lado, o mirar esa película que nunca puede o simplemente dormir, llevar una almohada cómoda nunca está de más.

Leave a Reply