Antes de aventurarse y hacer una carrera de montaña debe asegurarse de contar con los accesorios adecuados, bien sea para prevenir lesiones, evitar riesgos innecesarios y garantizar la seguridad y comodidad en el entrenamiento. Sin duda, los zapatos deportivos o zapatillas constituyen el accesorio más elemental a la hora de hacer trail running o carrera de montaña.

Para realizar adecuadamente esta actividad deportiva no se puede utilizar una zapatilla de carrera de calle, por ejemplo. El calzado para practicar carrera de montaña debe tener estas características:

Suela amortiguada y antiresbalante:

Las zapatillas para trail running deben tener una suela antiresbalante, con un labrado más profundo que los calzados deportivos tradicionales, ya que es necesario que ofrezcan más agarre y amortiguación para terrenos rocosos. La suela debe ser resistente, para poder usarlas sin resbalar en superficies mojadas y pantanosas.

La comodidad y el ajuste:

Un detalle importante es que las zapatillas se sientan cómodas, y para eso, evidentemente debe asegurarse de que sean del talle correcto. El ajuste debe ser bueno, el área del talón debe quedar justo para evitar roces incómodos que puedan llegar a raspar la piel de esa zona. Igualmente, es fundamental que haya espacio entre la punta de los dedos y el calzado para que no apriete cuando los pies estén más delicados por el ejercicio. Se recomienda comprar el calzado al final de la tarde, que es el momento en que los pies están más hinchados.

La impermeabilidad:

la zapatilla debe estar hecha de material impermeable y resistente, la práctica de carrera de montaña requiere que el pie se mantenga seco. Debe fijarse en este detalle: Que tenga costuras y que al calzarse, proteja y cubra completamente el pie.

Preferiblemente sin trenzas:

Los calzados de carrera de montaña vienen en distintos y bellos diseños. Elija el que no lleva trenzas sino ligas. Tienen mejor agarre y son mucho más cómodos.