En Perú la práctica de la carrera de montaña se ha vuelto últimamente muy popular. Ya existe una buena cantidad de grupos bien organizados, tanto en Lima como en el interior del país, que se dedican a organizar carreras de “trail running” de distintas características. Los eventos de trail running se multiplican año tras año, gracias también a las infinitas posibilidades que ofrece el Perú, con imponentes montañas andinas, vastos desiertos y espesas junglas, entornos que son muy atractivos para los seguidores de este tipo de deporte.

Los corredores de montaña más experimentados sin duda se ven atraídos por la idea de correr por los imponentes Andes suramericanos, y en Perú se han llevado a cabo diferentes carreras de gran exigencia.

Prueba de lo anterior es que el Desierto de Ica fue, en noviembre de 2017, escenario del afamado “Maratón des Sables” (Maratón de las Arenas), considerado el más exigente del mundo. Este maratón de más de 250 kilómetros lleva siendo organizado al sur de Marruecos cada año desde 1986, pero en 2017 también se organizó un Maratón de las Arenas paralelo en Perú, aprovechando el entorno desértico de Ica.

La popularidad de las carreras de montaña ha hecho que aparezcan también entrenadores dispuestos a preparar a los interesados en la práctica de esta disciplina.

Uno de los iconos más representativos del Perú a nivel internacional es Macchu Picchu, lugar que está intrínsecamente unido al entorno montañoso. Esto hace que los trail runners vean a Perú como un destino especialmente interesante. Es por esto que uno de los circuitos más buscados es el Camino Inca a Macchu Picchu, el cual fue declarado por la National Geographic como una de las 50 rutas más impactantes de todos los tiempos. Este trayecto permite conjugar el ejercicio físico con el turismo a lo largo de los nueve días que dura la aventura.